La Pamela, breve historia del hacer

La Pamela

Si algún sombrero tiene el ala más ancha, ese es la Pamela. Un sombrero atípico para el día a día que solo se utiliza para ocasiones especiales.

En esa ocasión la Pamela es un sombrero que se utiliza exclusivamente de día y a ser posible con un traje de 2 piezas. El protocolo de etiqueta establece, que la Pamela no debe retirarse durante el acto. Aunque estamos en épocas de saltarse normas y tradiciones, hay quién se lo retira. Cada una es un mundo y la etiqueta no se ha establecido de un día para otro. Sigue muchos patrones de conducta y estéticos. Saltarse esa norma puede interpretarse como falta de respeto por el acto, por las personas o simplemente identiPamelaficarnos como una mujer sin conocimientos de sociedad.

 

Déjate ver

A no ser que te estén fotografiando para un reportaje de creatividad, “déjate las zapatillas de deporte para el gimnasio”.

Aunque toda norma tiene su contra ya que las Pamelas no solo sirven para actos sociales, si no que las más sencillas tienen su acogida en la playa o en la piscina. Su ala ancha realiza su función de aislarnos del sol, (véase a las mujeres japonesas cuando visitan países cálidos).

Por Pamela sencilla entendemos aquellas que no llevan demasiada decoración. Las Pamelas permiten un alto índice de creatividad entre las personas que las confeccionan. Cintas, lazos, tules, plumas y un largo etc. Existen pamelas espectaculares por su diseño sencillo o sofisticadas no aptas para cualquier mujer.

 

PAMELA

Nuestra firma

En El Rincón de Mamá tenemos la experiencia de ver a qué mujer le corresponde su Pamela. Fusionando la disposición física con su personalidad natural, estamos en la posición de ofrecer con garantías, la mejor Pamela. Así como los más apreciados consejos para su uso, colocación y por supuesto la conservación.

Si todavía no tienes una o quieres ver las últimas creaciones para este año, te mostramos un vídeo para que te hagas una idea. Y si tienes la oportunidad de visitarnos, vas a poder probártelas ante un espejo, para que veas que no eres tú la que cambias con una Pamela, si no que la Pamela simplemente te muestra; tal como eres.

Como ponerse las botas

Breve manual pseudeo científico del noble proceder de cómo ponerse unas botas:

 

Ponerse las botas

1º Paso, encontrar un sitio para sentarse observando que está firmemente fijado al suelo. Comprobar que no se balancea, cerciorándose que el material no sea de calamina, contrachapado u otro material endeble o carcomido.

2º Paso, descálcese el pie que desea calzar primero. Mientras lo hace medite si es ese pie el que siempre elige para calzarse, o es indiferente. Se asombraría si no lo sabe ya, de los estudios que existen sobre la información que facilita su pie predilecto sobre su cuerpo.

3º Paso, si la talla elegida es la adecuada la bota se deslizará cómodamente sobre su pie. En caso contrario, debe abortar la operación y volver lo antes posible a la tienda.

4º Si todo ha ido bien, repetir la operación con su segundo pie. Pero antes de incorporarse apoye fuerte las plantas de los pies en el suelo. Con esta sencilla operación si todavía quedaba alguna parte fuera de su sitio, cederá para acoplarse correctamente.

5º Incorpórese y camine despacio por su vestidor. Diríjase a su espejo de cuerpo entero y obsérvese. Recuerde que esa es la imagen que va a transmitir. Si está segura y cómoda proceda a salir de su domicilio.

Por último y lo más importante nunca siga este manual, si las botas que ha elegido no son de su agrado. Se evitará disgustos y malos momentos. Una buena elección es un remedio preventivo de muchas dolencias. Tanto físicas como estéticas. Las botas para mujer no se suelen elegir, más bien es el conocimiento de una misma, de nuestros gustos, el que genera el deseo. Y ese deseo, el que resalta sobre otros sentidos es literalmente el que nos hace ponernos las botas.

 

Botas Candem

Disponibles en nuestra web o en la tienda física de Madrid, calle chile número 3

Collar esmeralda

Collar Esmeralda

Un collar esmeralda, de cristal que le circunscribe y plata de ley. Imaginar por un momento ese velero que arria el velamen, que pone al pairo su proa y estima arrojar el ancla.
¿Por qué se detiene la embarcación? ¿Qué caballito de mar habrá saltado en la mente de su capitán? ¿Quizá las cartas de navegación se fueron tras las gaviotas? ¿O es que las redes de algún pesquero han trabado sus estelas?
No se detiene en esta ocasión por algo melodramático, ni tampoco por algo liviano. Se detiene por el banco de corales; el capitán quiere evitar el percance de hacer aguas. Extrañado porque en el mapa de latitudes no advierten de tal barrera de coral, da pequeños golpes con el índice en el GPS. Quizás el aparato esté mareado, pese a ser náutico le tirara más la tierra.

El capitán

El capitán preocupado, se quita sus gafas de Dior y se restriega los ojos mientras jura para sus adentros, que vio un destello de coral verde, como el de Sumatra. Pero o el cartógrafo de la Royal Army no estaba en sus cabales o el GPS Breitling  añora su factoría de Suiza. Allí no había coral azul. ¿Dudar de sus reflejos? ¡Jamás! Sin ellos no se hubiera librado de más de una. Cuando estas en alta mar y llevas días sin ver nada, son los reflejos y la intuición los que ven más allá que las máquinas, y te libran por supuesto de un aciago destino.
De nuevo el capitán estaba izando la mayor cuando un reflejo verde le llegó a los parpados. Gracias a que la vela estaba iniciando su ascenso, la cuerda no le quemó las manos, más bien se las calentó un poco. El capitán de forma automática se fijó en las manos. Estaban un poco rojas y…. ¿verdes?
Al levantar la vista resolvió todo el misterio. Ella estaba despierta desde hace rato. Merodeaba en cubierta, le observaba y al mirar por la ventana a contraluz del puente, su collar de esmeralda hizo un destello. Al instante calló sobre un blanco cojín de la tumbona… El capitán había parado en seco el velero.

Sonreía al fin el capitán mientras se abrazaban.

Historias del Rincón de Mamá

Esta historia es una creación para el Rincón de Mamá, pero quién sabe si pudiera estar ocurriendo en este momento. El mundo es enorme y las posibilidades infinitas. Somos afortunadas de estar en la cubierta del mismo en este preciso momento. Y nunca sabremos quién va a frenar por nosotras. Mimetizarte como el asfalto o resaltar como el coral. No temas por los corsarios, a ellos les atrae el oro. Solamente un capitán o un joven profesor de biológicas, puede reparar en el azul que despide el coral de sumatra.

Louis Vuitton universal

De pequeña jugaba con el baúl de mi tía. Abría cajones, compartimientos donde guardaba y doblaba un simple trapo blanco que en mi imaginación se transformaba en mil vestidos. Mi tía fue  una persona muy especial, por delante de su tiempo y por encima de cualquier tristeza ya que por algo nació en los felices años 20.

Nosotros de haber vivido en esa época con nuestra formación, el incipiente progreso y avance de esa sociedad nos hubiera mareado doblemente. Por compararlo de alguna manera, sería como si ahora existieran varias empresas del tipo de Apple, y cada una de ellas nos sorprendiera todos los meses con una novedad, si cabe más sorprendente que la anterior.

Mi tía, me contó la historia de aquel baúl. Mi abuelo reciclador y sostenible nato antes de la era Greenpeace, compraba la chapa del barrio de Salamanca en Madrid. La limpiaba, cortaba y estiraba para conseguir hojas limpias y planas de chapa. Una vez que reunía la cantidad suficiente, cargaba una  vieja camioneta Ford  con arranque a manivela y partía hasta la ciudad de Albacete. Allí uno de los más famosos e históricos fabricantes de cuchillos y herramientas de corte de nuestro país, le compraba la materia prima. Aquel fabricante tuvo la idea de crear una nueva ala de negocio para sus fábricas. La creación de baúles de viaje.

Después de visitar la exposición del museo Thyssen de Louis Vuitton y contemplar su trabajo, no he podido evitar la comparación de aquel baúl de mi tía, con el material allí expuesto.

Louis Vuitton  fue un pionero que revolucionó la forma de mover el equipaje. Del clásico baúl de viaje con tapa redonda, introdujo la tapa plana para así permitir almacenar más equipaje encima de otro. Tanto en trenes, diligencias, paquebotes o barcos. Obviamente apostó por la piel y público de lujo, creando igualmente los primeros maleteros para automóviles y porta ruedas. Caso curioso es que los porta ruedas se transformaron con el tiempo en porta pamelas o sombreros de mujer. Un uso que sigue hasta nuestros días.

En el caso del baúl, la comparación del baúl de mi tía y del Louis Vuitton se asemeja bastante. Quitando lo obvio como la piel con el anagrama de Vuitton, el baúl se encuentra forrado de las chapas recicladas de varios colores y motivos impresos. Sujetos con miles de clavos y embellecidos con madera. Por dentro se forra con papel pintado.

Baúl Concha

La inspiración de Louis Vuitton. Lo podéis ver en la tienda de Madrid.

No cabe duda, que aquel fabricante albaceteño, emprendedor y viajero con posibles, tuvo a su disposición un baúl genuino Louis Vuitton. Quién sabe si no lo compró directamente en Paris a mismísimo Louis Vuitton. Para luego recrearlo de forma más asequible para un público que bien no pudiera permitirse un Vuitton, o que preferiría la durabilidad y consistencia de la chapa a la piel.

Chapa o piel

De aquel viaje mi abuelo Juan regreso con un baúl que formó parte del ajuar de mí tía en su boda. Allí recuerdo que guardaba sus sombreros de los años 20 con plumas de actriz de Hollywood, guantes de paseo, abrigos tipo Audrey.

Tras el fallecimiento mi tía, el baúl estuvo guardado en un trastero con algunos libros de mi niñez. Pero cuando se abrió el Rincón de Mamá en Madrid el baúl volvió a viajar, esta vez a la calle Chile. Ahora pasa el día tranquilo, escuchando a nuestras clientas relatar cómo han sido sus vacaciones, sus viajes, sus mejores recuerdos. Y lo que más le gusta, ver cómo va rotando la moda en los percheros, como se va aquel vestido Missoni y viene uno nuevo con corte Chanel. De atesorar moda a contemplarla, seguro que mi Tía estaría feliz con su destino.

Indudablemente sin Louis Vuitton, este baúl no existiría. Sin las innovaciones técnicas y visión de futuro tanto este baúl, como mil cosas cotidianas que no nos hemos parados a contemplar existirían. Cuando un genio, cuando un creador hace cosas para mejorar la vida a los demás, su impronta permanece a lo largo del tiempo. Se perderán sus nombres, su recuerdo pero su obra integrada en nuestra vida, permanecerá para siempre.

Nuestro agradecimiento al Museo Thyssen y mención especial a los grandes diseñadores de la moda, por su aportación a la belleza.

Exposición Louis Vuitton

Flickr Album Gallery Powered By: WP Frank