Bronce en la piel

Bronce en la piel

Era verano, un suntuoso palacio al borde del mediterráneo, en el mar griego, lejos de las sirenas o mejor dicho de los tritones de una noche de verano. Escapaba de las fiestas, de los vestidos con sonrisa, de los saludos edulcorados. Una mano amiga me cogió del brazo, quería mostrarme lo último de su colección, el primero de mis suspiros…. Y no le culpaba, la más maravillosa de las lámparas se balanceaba en el salón estilo cretense, pero lo que a mí verdaderamente me atraía era una escala que bajara a la playa y así perderme. Pero casi nunca es lo que una quiere y menos aún cuando un acto social, un evento requiere tu presencia. Y cuando te requieren una está a la altura, basta un collar de bronce labrado por un artesano del metal blando y dejarse llevar por los instintos.

A veces el collar no es el mejor complemento, ni siquiera unos buenos zapatos o un bolso a juego, lo que es sin duda el mejor complemento es la actitud que nos lleve hacia adelante. Da igual guardias de trafico que nos detienen, embajadores que nos salen al encuentro, esposas que nos hacen cruces desde una esquina de la estancia. El cobre bien trabajado, es el arma homónima de un Homero, el búmeran de una aborigen del mediterráneo, si es que alguna vez hubo aborígenes en este mar. Recordar y ser recordada, reiterar nuestra presencia, de tú a tú con Swaroski, con oro, diamantes, perlas….o sedas finas. Jugar en el filo de la belleza, avanzar sin perder la posición, reflejar nuestra luz.

Collar de bronce
Collar de bronce

Un collar de bronce en nuestra piel es el cristalino de un iris que un Vulcano fraguó en el monte de su pasión. Eslabón a eslabón cosido a mano con hilo de oro bronceado al sol, al fuego de las estrellas, al vesubio de la creatividad.

Como navegar sin velas, como atravesar corrientes sin remeros, como ir sin el motor fueraborda que mueve todas las pasiones. Con delfines de bronce, de nacarado porte, de espuma y sal entremezclada con el perfume, siendo como no, única.

[social_essentials]

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
39 ⁄ 13 =