Collar de verdes eslabones

Collar de verdes eslabones

Nunca suelo bajar corriendo las escaleras del trabajo. Una es cauta y para evitar males mayores suelo enroscar mi dedo en el collar. Una vuelta, dos hasta cuatro y cinco para lograr bajar. La escalera es corta pero puede traicionar, como aquel día.

Había corregido unos exámenes, no tenía ninguna prisa. No hacía excesivo frío y me apetecía pasear contemplando los escaparates. Ya casi olía a navidad y las tiendas ya estaban transformadas. Las pastelerías espolvoreadas de nieve de azúcar, emulaban belenes, escenas navideñas con sus reyes de chocolate y niño Jesús con su mula y buey de croissant. Me apetecía ver las zapaterías, como jugaban con las cajas y su calzado haciendo árboles de navidad coronados por la estrella de Manolo Blahnik, Loewe o Carolina Herrera.

escalera

Empecé a bajar la escalera, y mi dedo dio una vuelta al collar mientras veía ya en la acera de enfrente, junto a correos una fila de gente que certificaba sus regalos. De esta ciudad hasta donde estuvieran los suyos. Paquetes envueltos con un regalo elegido y un poco de aire de nuestra ciudad. Un pequeño suspiro o bocanada de oxígeno para quién esté lejos estas fechas.

Mi dedo dio la segunda vuelta al collar y una campanada de la catedral cercana me hizo recordar mis navidades de niña. El último día de clase y salir corriendo a la casa de mi abuela, donde esperaba mi madre y mis tías, alrededor de aquella vieja estufa de leña.

El collar se enroscó a la tercera vuelta en mi dedo mientras seguía descendiendo. Un grupo improvisado rondaba la calle con sus villancicos. Me sorprende que la época del mp3 se sigan fabricando aún zambombas. Sonreí al sentirme de nuevo pequeña

Cuarta vuelta de mi dedo al collar, todavía no había comprado mis regalos, quizás este año debería aparcar mi Tablet y entrar de nuevo en las tiendas. Nunca se sabe lo que te puedes encontrar, algún detalle, algún guiño, algún estante que me aguardaba, balda magica o mostrador de algún mago dependiente. Me gustaba la idea y quiero llevarla a la práctica.

Al quinto intento de enroscar mi dedo, y digo intento, una mano fuerte me agarró del brazo, evitando que cayera al suelo, cosa que hizo mi collar al salirse de mi cuello por el movimiento. Me giré y un joven con gorro de papa Noel, o no tan joven me sonreía mientras me seguía sujetando. Le di las gracias algo ruborizada, quizás pensará que fuera una despistada, el caso es que dio igual porque me propuso para calmarme una taza caliente de chocolate. Y yo acepté, si mi ritual del collar no me había servido, ¿quién es realmente una para negarse acompañar a un apuesto seguidor de Papa Noel?

Al final después de aquel chocolate no volvimos a quedar, aquel Papa Noel tenía sus planes y sinceramente…yo siempre he sido fiel a mi amado rey mago.

¡Felices fiestas!

[social_essentials]

 

collar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
25 + 9 =