El broche de Filou

dalmatas broche

Filou era mi pequeño dálmata. Los paseos por el Boulevard Saint-Michel eran de lo más tranquilo. Puede que alguna vez me cruzara con André, aquella época no nos conocíamos…

Recuerdo como una tarde apacible caminaba con Filou, no recuerdo lo que iba pensando, creo que solamente contemplaba la sombra de las hojas de los árboles en el suelo, hasta que la correa de Filou se tensó y la solté de mi mano. Algo le había detenido y me giré rápidamente para averiguar qué es lo que ocurría. Un hombre mayor con sombrero y gabardina gris clara, estaba detenido frente a Filou con los brazos en alto y un paquete en lo alto. Ambos no se apartaban la mirada, y mientras cogía con fuerza la correa de Filou, el hombre sin apartar la vista de mi dálmata me preguntó:

  • – ¿Es suyo señora?
  • – Señorita si no le importa, Filou es del mundo, es un animal muy independiente, pero si se refiere a si soy la propietaria, pues sí, así lo atestigua la asociación canina  de Paris.
  • -Disculpe señorita, pero en mi situación uno se preocupa mucho de la asociación canina de Paris, sino más bien de ser agredido por su animal.
  • -Está bien señor, ya puede bajar los brazos, Filou ya ha guardado su arma, esta vez salva usted la bolsa y por supuesto la vida (dije sonriendo)

El caballero bajó sus brazos y fijó sus ojos sobre mi rostro sonriente. Pestañeo despacio y se quitó el sobrero.

  • -Disculpe señorita, no he tenido buenas experiencias con los perros, no son de fiar.
  • -Tranquilo, fíese de Filou, él se fía de los humanos ya ve.
  • -Bueno todo queda en un simulacro de susto, dispénseme señorita, pero yo y los perros no hacemos buenos dúos.
  • -Disculpado, y disculpado Filou que seguramente se sintió atraído por lo que porta en su paquete.
  • -Cierto, un pedido de Faisán para el Señor Bernard, un gran gourmet y amante de los animales.
  • -¿Cómo? – Le dije ruborizada – ¿No pretenderá desayunarse a mi Filou?
  • -No, no se enoje, es amante de la buena comida y adora la presencia de los animales, tiene perros de varias razas, tres gatos y en su finca del campo un caballo. Disculpe no pretendía….

Me empecé a reír por lo ridículo de mi pensamiento, el caballero sonrió, me beso la mano y después con cierto temblor acarició la cabeza de Filou. Mientras se perdía por el boulevard Saint-Michel, Filou se puso a ladrar a otro dálmata. Me pareció ver al caballero apretar el paso y perderse en una esquina con aquel paquete de nuevo sobre su cabeza….

Que buenos recuerdos siempre me traen los dálmatas….

dalmatas broche
Pincha en esta imagen para ver todas las imagenes

[social_essentials]

Un comentario sobre “El broche de Filou

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
40 ⁄ 20 =