Paseando colores

Pasear con un bolso de colores

No hace mal tiempo todavía para pasear en bicicleta. Remontar un sendero por el parque para buscar un nuevo atajo, una nueva ruta para llegar unos minutos antes a mi trabajo. Atravesar la ciudad se está volviendo complicado, demasiados conductores con licencia de suicida que llenan las calles de pitidos y de malos modos. Por eso yo siempre que puedo, atravieso por el parque con mi bicicleta y bolso. Allí entre estatuas que necesitan la atención del curioso turista, encuentro la referencia a mi buen camino. A veces de reojo me parece ver damas de otras épocas, pero al girarme para verlas bien, descubro que  son mujeres que corren, pasean o leen sentadas en un banco. ¿Qué hubiera pensado un antiguo rey si me hubiera visto pasar ante él y su corte con mi bicicleta? Seguramente me habría visto de reojo y al mirarme de frente descubrir a uno de sus soldados a caballo. Este parque siempre tiene algo mágico, referencias, recuerdos y sensaciones de otras épocas. Por sus veredas, por sus caminos vaga la paz de los que lo atraviesan, atravesaron y atravesaran. Un recordatorio que en aquel lugar nada o casi nada va cambiar. Al margen de lo que disponga la ciudad, al margen de lo que dicte el mundo.

Bolso_pachwork

Cuando paseo con mi bicicleta y mi bolso multicolor sueño con dejar estelas de colores. Como si de alguna forma a mi paso, el bolso colgado al hombro desprendiera una fragancia de colores para dejar un rastro de mi paso. Un arcoíris que serpea, que se entrelaza con las acacias, con los  fresnos, que abraza a los eucaliptos, que se asocia en un apretón de manos con las secuoyas. Pasar por la vida dejando colores, marcando un rastro para que nos encuentren. Ignorar las señales de prohibido y girar a contra mano el primer pino a la derecha, simplemente porque nos apetece, porque nos conviene o porque la distraída bicicleta ladea y cabecea donde la place.

Bolso de colores, pintor entre las distancias, siempre rivalizando con la gardenia, la rosa, la malva, en este parque, en cualquier parque, en el cielo.

Y según llegó a mi trabajo, allí cerca del parque, me bajo de la bicicleta para caminar los últimos pasos, los que separan mis labios de una taza, de un beso, de una bienvenida.

[social_essentials]

Bolso_pachwork.detalle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
17 − 14 =