Susto inesperado

Bolso Boa

Ese día me desperté extraña, con una sensación de somnolencia y una mezcla de alerta. Al principio al ver la ventana de mi habitación entreabierta pensé que el viento había tirado algo de la casa. Me mantuve en silencio unos minutos abrazada a la almohada. Esperaba que algo pasara, buscaba una pista en las sombras de la habitación, en los brillos que el cristal de la ventana al contacto con el sol proyectaba sobre las paredes. Apenas el sonido del viento se escuchaba más fuerte que mi respiración pausada. Allí no había nada ni nadie, pero estaba sobresaltada. Me incorporé con más calma y busqué bajo la cama con mi pie una zapatilla. Giré mi pie hacia la parte derecha y no encontré nada, pero luego al llevarlo sobre la parte izquierda tope con algo suave… En ese momento una brizna de viento entró por la ventana y como si de una advertencia se tratara, rápidamente saqué mi pie debajo de la cama.

No quería creer que algo hubiera entrado por mi ventana, estaba lejos del suelo, pero nunca se sabe. Pensando que animal podía ser, empecé a descartar animales.

Un león está claro que no cabe debajo de mi cama, a parte ¿de donde va a salir un león? Un pingüino, bueno no sabe volar y supongo que no estaría quieto debajo de mi cama. Un gato, un perro o un ave descartado, aquello estaba inmóvil y era suave. Y claro como es suave descartamos animales de pelo… ¡Hum!, pensé que una rana o lagartija podría encajar, pero eso era un poco más grande…. ¡Más grande! Mama mía pensé ¿Qué se ha colado bajo mi cama? Rápidamente acudí a mi vecino más cercano, un pobre bombero (lo de pobre lo digo porque había tenido una noche de guardia muy movida y no había pegado ojo, esto lo supe después). Venancio (Mi vecino bombero, si lo sé, el nombre no le hace justicia os lo garantizo) entró con su pantalón de faena (lo primero que encontró por la casa, ante el desconcierto de mis gritos en su puerta) y un palo de escoba. (En estos momentos es cuando odio que mi teléfono se quede sin batería y no pueda fotografiar).

Veni (como le llaman mis amigas…bueno y yo) tomó todas las precauciones posibles. Con un delantal mío se cubrió un brazo, al estilo de un adiestrador de perros de policía. Se acercó con la prudencia que te permite un palo de escoba y subió un poco la sábana que tapaba el hueco de la cama. Un reflejo del sol le daba en la cara, pero fue suficiente para cambiarle el semblante.

 

blog_bolso

-¡Una boa o algo peor!

Mi cuerpo con piel de gallina se contrajo.

-¿Cómo que una boa o algo peor? , Veni haz el favor…

-¿Veni, como que Vení? – Me respondió con cara de bobo mirándome.

-Anda deja de mirarme así y haz el favor de mirar hacia la cama, no sea que nos ataque.

-Veni (Dijo Venancio sonriendo mientras metía el palo bajo la cama con suavidad)

Al instante la boa o algo peor salió grácilmente balanceándose sobre el palo. Me puse roja, morada y azul y le pedí disculpas. Él aceptó a cambio de invitarle a desayunar en una cafetería cercana. Y yo acepte a cambio de que se pusiera camisa, se calzara y dejara aquel ridículo palo junto a la boa(no sabía que decirle)

Desayunamos, disfrutamos de la conversación y más de la compañía. Salimos varias veces juntos, y siempre que le iba a buscar al parque de bomberos, me preguntaban por la boa. Unas veces la llevaba y otras no, pero infinitamente cuanto le debía y adoraba a mi bolso, ese que un día Veni sacó semi vestido con un palo debajo de mi cama.

> Agotado <

[social_essentials]

boa4

Un comentario sobre “Susto inesperado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
13 − 1 =